icon sleepyheads

Mariana Luna Ochoa

Mi bebé tenía 8 meses cuando empezamos nuestro entrenamiento y la verdad que ni descansaba él y mucho menos nosotros. Fácil se despertaba unas 8-10 veces y entre mi esposo y yo íbamos a atenderlo.

Intente el me todo duérmete niño y para empezar se me hizo muy rudo y segundo logre 2 días y al 3 todo volvió a estar como estaba. Llegué con Anapau con toda la fe del mundo y sólo les puedo decir que WOOOOW! Ahorita mi Santi ya duerme sus 11 horas corriditas y mi esposo y yo ya tenemos tiempo para cenar tranquilos, ver alguna serie o película y poder dormir hasta el día siguiente.

No es magia, lleva su tiempo, pero mi Santi con unos ajustes que me hizo Anapau pude notar la diferencia desde el primer día. Yo creo que ni Anapau ni yo podíamos creer los avances que Santi daba cada día.

Si tienen este problema y ya están demasiado cansadas y no saben que hacer, NETA, no duden ni tantito en contactarla. Siempre está al pendiente de ti y de tu o tus bebés.

Simplemente la mejor!!

icon sleepyheads

Natalia Calva

Al principio tenía mis dudas si funcionaría, pero la verdad fue la mejor decisión que pude haber tomado al buscar su asesoría, Anapau super acertada, me guío en todo momento e hizo posible lo que yo creía imposible, mi bebita de 7 meses ya duerme de maravilla (incluyendo sus siestas), adiós muletillas del sueño y por ende nosotros también y somos muy felices!

icon sleepyheads

Stef Rh

Mi hija tenía dos años y no había logrado que pudiera dormir de corrido durante toda la noche desde que había nacido, se despertaba entre 2 y 3 veces y sólo se podía volver a dormir si le daba biberón y arrullándola y sino lograba dormirse se ponía a jugar por dos horas en la madrugada. Ana Pau me ayudó a que mi hija pudiera dormir toda la noche de corrido sin un sólo biberón y que se quedara en su cuna sin saltarse, todo esto con un método gradual y sin llantos dejándola sola en su cuarto. Yo siempre estuve ahí mientras mi hija aprendía a dormirse por sus propios recursos. Les invito a que no se esperen tanto tiempo como yo y que busquen la asesoría antes, de verdad que les va a cambiar la vida y volverán a dormir.

icon sleepyheads

Cristina Velasco

Sin duda, una excelente inversión tanto para nosotros como papás como para nuestra hija Regina! Al inicio es casi increíble creer que pueda suceder en tan poco tiempo después de haber intentado tantas cosas, sin embargo la disciplina y compromiso son el pilar, y con una excelente coach quien nos encaminó a lograr nuestros objetivos! Muchas felicidades por el trabajo que desempeñas y ese compromiso! Totalmente recomendable.

icon sleepyheads

Alejandro Gallardo

Realmente logramos los objetivos mismos que no creíamos que se lograrían, fue más fácil de lo que pensamos. La coach estuvo muy de cerca con nosotros con mucha paciencia y objetividad. Muy contentos nos quedamos mi esposa, mi bebé y yo.

icon sleepyheads

Stefanie R., Mamá

Mi experiencia con el Sleep Coach Training superó mis expectativas. Mi hija llevaba 2 años sin dormir toda la noche, levantándose alrededor de 2 veces en la madrugada. Sólo lograba conciliar el sueño con biberón y muchas veces terminaba durmiendo en medio de papá y mamá, inclusive había días que sino lograba conciliar el sueño rápido se quedaba despierta por dos horas en la madrugada.

Con la guía de Anapau no sólo logramos quitarle el biberón, sino que aprendió a dormirse la noche entera por sus propios recursos y en su cuarto . Para mi hija y para mí fue un gran reto que logramos superar,  y lo más importante es que mi hija siempre me tuvo ahí, en ningún momento la abandoné en llanto, más bien poco a poco le fui enseñando a conciliar el sueño con respeto, paciencia y amor.

icon sleepyheads

Ana C., Mamá

No confiaba tanto en este método del que todo mundo hablaba maravillas. Con la mía no iba a funcionar, ya había intentado otros y no había funcionado, “¡la mía es diferente!”, es lo que pensaba! y no me imaginé los cambios que iba a ver en pocos días… es pesado, sí es pesado, implica mucha disciplina y realmente proponértelo, pero cuando logras lo que quieres para tu bebé, ¡te das cuenta que vale la pena!